Frase del día/Última hora

Francia vota en contra de la extrema derecha

UGT celebra la victoria del Nuevo Frente Popular en la segunda vuelta de las elecciones legislativas francesas

08/07/2024

La Unión General de Trabajadores y Trabajadoras celebra la victoria de la coalición de izquierda Nuevo Frente Popular en la segunda vuelta de las elecciones legislativas francesas con 182 escaños y valora la gran participación de la ciudadanía que ascendió al 66,6%, la más alta desde 1997.

La extrema derecha de Marine Le Pen, aunque con 143 escaños, queda en un tercer lugar, mientras que la coalición del presidente de la República, los liberales de Renaissance, con 168 ha sido la segunda opción más votada.

El sindicato destaca que la principal lectura y la más importante es que pese a su victoria en la primera vuelta, Francia ha dicho no a la extrema derecha, lo que demuestra que los cordones sanitarios a las fuerzas antidemocráticas además de necesarios son posibles.

Francia dio ayer la mayoría a una opción de izquierda múltiple y compleja seguramente gracias a la movilización de un electorado que, por encima de las diferencias, no quería a la extrema derecha gobernando en su país y junto a España, Polonia y Reino Unido, es el cuarto gran país europeo que dice no a la ultraderecha en sus recientes elecciones.

El segundo país de la Unión Europea que, con frecuencia, ha servido para equilibrar las visiones políticas del centro de Europa, tiene un escenario legislativo incierto, pero más prometedor y esperanzador que el que se vaticinaba con la victoria de Le Pen.

UGT considera que la izquierda francesa ha demostrado altura de miras y valentía al unirse y al pedir a sus candidatas y candidatos que competían en esta segunda vuelta contra otras fuerzas antilepenistas que se retirasen. Esta izquierda revitalizada deberá seguir esforzándose en demostrar que está a la altura política en la que la ciudadanía ha decidido colocarla.

Constitución completa pero esperanzadora del ejecutivo 

El sindicato felicita a sus compañeras y compañeros de la Intersindical francesa y a todas las confederaciones sindicales que la componen y que hicieron una clara y valiente llamada al voto popular contra Le Pen y los suyos. Sin duda, las centrales sindicales francesas, que movilizaron las calles contra las medidas impopulares marcadas por el gobierno de Macron (medidas que, con el desencanto creado, han llenado de votos a la extrema derecha francesa) y que han llamado a votar contra Rassemblement National salen también triunfadoras de la consulta de ayer.

Sobre el cómo se constituirá el ejecutivo galo se sabe poco más que será muy difícil, porque su negativa a formar alianzas con cualquier otro grupo representado en la Asamblea va a hacer muy difícil que solos puedan poner en marcha el urgente paquete de medidas sociales que el país necesita, pero el Frente Popular tiene derecho a exigir a Macron un gobierno de izquierda.

Pensiones, salario mínimo, ajustes en la legislación laboral y en materia de precios, entre otras, son demasiadas cuestiones y muy importantes para poderlas sacar adelante en solitario. Y tanto el Frente Popular como los demás votos no lepenistas, deben tener claro que una legislatura muerta sólo beneficiará a Le Pen y a quien quiera poner al frente para las próximas citas electorales. Las y los trabajadores de Francia, que con su voto han salvado la V República, necesitan ya políticas y, con su voto, han indicado que quieren que sean progresistas.

 

Noticia de UGT Confederal

 

UGT Región de Murcia